Estructura, soporte y nutrición: la dermis

La dermis es la capa media de la piel, gruesa, elástica, pero firme. Esta capa contiene los medios de nutrición, comunicación y control de la temperatura de la piel. La dermis está compuesta de fibras de colágeno y elastina, vasos sanguíneos, nervios, vasos linfáticos, folículos pilosos y glándulas sebáceas. La dermis protege al cuerpo con su almohadillado, su capacidad para nutrir y eliminar los desechos, así como con su capacidad sudoral. Los principales componentes estructurales de la dermis son el colágeno y la elastina, tejidos conectivos que confieren fuerza y flexibilidad y son los componentes vitales de la piel sana, de aspecto juvenil.

Tu marca personal

Las terminaciones nerviosas sensibles al tacto, presión, dolor y temperatura se encuentran en proyecciones minúsculas (papilas) que encajan la dermis con la epidermis como partes de un rompecabezas. Estas proyecciones son especialmente prominentes en las palmas de las manos y las plantas de los pies y forman las huellas digitales.

Los capilares sanguíneos nutren, protegen y regulan la temperatura.

Los capilares sanguíneos forman un bucle en la papila y proporcionan, junto al suministro arterial y el drenaje venoso, un cierto control de la pérdida y retención de calor modificando para ello el flujo sanguíneo a través de la piel. Asimismo contribuyen al proceso de curación asegurando el eficaz suministro de nutrientes que la sangre transporta. capilaresSanguineos

Subcapas de la dermis

La dermis consta de dos subcapas: Capilar y Reticular

capaCapilar 1. Capilar: es la capa superior y está irrigada por abundantes vasos sanguíneos que se extienden en todas direcciones en la trama de colágeno y elastina del tejido conjuntivo. El colágeno está constituido por haces de proteína fibrosa y algunos poseen también elastina, proteína que confiere elasticidad a la piel. Los espacios entre estos haces están rellenos de una sustancia tipo gel que posee una gran capacidad para fijar agua y contribuir a mantener el volumen de la piel.
capaReticular 2. Reticular, es la capa que contiene fibras colágenas y elásticas y vasos sanguíneos. En ella, los espacios entre los haces se hallan ocupados por órganos accesorios: glándulas sudoríparas, folículos pilosos y glándulas sebáceas.

Glándulas protectoras

glandulaSebaceaLas sebáceas. El sebo, sustancia oleosa secretada por las glándulas sebáceas, constituye otro sistema de protección de la piel. Esta sustancia fluye constantemente por los conductos que la conectan con las depresiones de la epidermis llamadas folículos en cada uno de los cuales se halla enraizado un pelo. Tras lubricar el pelo en su folículo, el sebo fluye sobre la superficie cutánea y se mezcla con las capas exteriores de queratina, contribuyendo así a la protección contra los agentes físicos. Al mismo tiempo forma la primera línea defensiva contra la invasión bacteriana gracias a su ligero poder antiséptico.

 G

glandulaSudoriparaLas sudoríparas. La región reticular contiene también glándulas sudoríparas imprescindibles para la regulación de la temperatura corporal. El sudor lo producen unas células situadas en la parte inferior de un tubo enrollado existente en la dermis; de aquí fluye a lo largo de un conducto recto que se espiraliza al llegar a la epidermis (para controlar la cantidad de secreción) y se abre en un poro de la superficie. Con la transpiración y la consiguiente evaporación de la humedad, el cuerpo pierde el exceso de calor. Las glándulas sudoríparas se hallan distribuidas por todo el cuerpo, especialmente en las plantas de los pies y las palmas de las manos, en las axilas y en la frente.

 G

Las apocrinas. En la dermis existe otro grupo de glándulas, las apocrinas, similares a las sudoríparas, pero localizadas únicamente en las proximidades de las zonas sexuales: en el pubis, alrededor de los genitales, en las axilas y alrededor de los pezones. Al igual que las glándulas sebáceas, las apocrinas vierten su secreción en el folículo piloso más que directamente sobre la superficie.