Los principales componentes estructurales de la dermis son el colágeno y la elastina, tejidos conectivos que confieren fuerza y flexibilidad y son los componentes vitales de la piel sana, de aspecto juvenil. El principio mecánico de estos tejidos fibrosos es el mismo que han utilizado en arquitectura y llaman tensegridad, como una estructura de partes rígidas y ligas. A medida que envejecemos, nuestra producción natural de colágeno y elastina declina y disminuye la capacidad de la piel para fijar agua. La piel adquiere un aspecto menos tonificado y aparecen arrugas. Pero ¡no llorar! También tenemos buenas noticias. Buena parte de este envejecimiento de la piel se debe a factores externos que podemos evitar o contrarrestar, como el tabaquismo, la contaminación ambiental y la exposición a los rayos ultravioleta del sol.

Fibras de colágeno y elastina

El colágeno es un grupo de proteínas que generalmente forman fibras de gran fuerza tensora, son flexibles, poco elásticas, pueden estirarse pero no regresar a su estado normal. Están presentes en tendones, ligamentos y en el tejido conectivo de la piel, la dentina y el cartílago. Las fibras de colágeno se encuentran en grupos de varios cientos de micrones de ancho, y las fibras individuales pueden ser separadas en finas fibrillas, las cuales tienen filamentos todavía más finos. El colágeno no es homogéneo en el organismo, existen 13 tipos de colágeno, la dermis contiene principalmente colágeno tipo 1, tipo 111 y tipo V. El colágeno pertenece a la familia de proteínas que son poco solubles en agua, pero si lo dejas un buen rato en agua hirviendo se convierte en gelatina. El colágeno cuando nace recibe el nombre de tropocolágeno pero no se instala en el cuerpo porque es inmaduro, por lo cual es necesario mezclarlo con aminoácidos dando como resultado el colágeno.

Fibras reticulares

Son fibras muy delgadas que contienen colágeno de tipo III y material hidrocarbonado, constituyen redes encargadas de sujetar los tejidos a las paredes de los vasos sanguíneos. Forman una red alrededor de las células grasas, fibras nerviosas y músculos lisos y esqueléticos • Las fibras colágenas se distribuyen en todas las direcciones, sin embargo se orientan preponderantemente en dirección oblicua a la epidermis o paralelas a la superficie corporal.

Fibras elásticas

La elastina es una proteína fibrosa de extraordinaria elasticidad, que posibilita la flexibilidad de la piel, evitando extensiones excesivas y desgarros. Estas fibras proveen a la piel de fuerza y mayor extensibilidad que las de colágeno. elastina