La que ves y tocas: la epidermis

La epidermis, la capa que vemos y tocamos, nos protege de toxinas, bacterias y pérdida de líquidos. Mide un milímetro, y en los párpados sólo medio milímetro, sin embargo tiene alrededor de 60 capas de células llamadas queratinocitos (producen queratina que también forma la base de las uñas y el pelo). Una sola hilera de queratinocitos, la más profunda, pegada a la dermis, está dividiéndose continuamente para formar nuevas células. Éstas migran a la superficie madurando y experimentando una serie de cambios para transformarse en queratina (fibras de proteína) y lípidos epidérmicos (grasas). Así, la última capa de la epidermis, el estrato córneo, se compone de 20 filas de células sin núcleo, muertas y aplanadas, acomodadas en forma de tejas y fuertemente unidas. La capa más superficial está descamándose continuamente, no es de extrañar entonces que el 80 por ciento del polvo en casa provenga de la piel; 600 partículas por hora, alrededor de ¾ de kilogramo de piel al año por persona. En una piel normal sana, la cantidad de células nuevas que se producen es igual al de células que se desprenden, llevando dos semanas a una célula el recorrido desde la capa basal a la parte alta de la capa granular, y cuatro semanas adicionales atravesar la capa córnea. La epidermis se renueva completamente en un periodo de 48 días. Las células de la capa córnea se unen entre sí por medio de los lípidos epidérmicos. Estos lípidos son esenciales para la salud de la piel: crean su barrera protectora y fijan la humedad. Cuando faltan los lípidos, la piel puede llegar a estar seca y puede percibirse tirante y áspera. La epidermis está cubierta por una emulsión de agua y lípidos (grasas) conocida como película hidrolipídica. Esta película, mantenida por secreciones de las glándulas sudoríparas y sebáceas, contribuye a mantener la piel flexible y actúa como barrera adicional frente a bacterias y hongos. La epidermis tiene 3 tipos de células – queratinocitos (el 95% de las células), melanocitos y células de Langerhans. Los melanocitos se encuentran en el estrato germinativo, nos protegen de los rayos ultravioleta y producen melanina, la responsable de la diversidad de colores en la piel humana. Las células de Langerhans protegen al cuerpo de las infecciones. La capa córnea es también asiento de los poros de las glándulas sudoríparas y las aberturas de las glándulas sebáceas. Regresar a Las capas de la piel

Subcapas de la epidermis

La epidermis tiene 3 tipos de células – queratinocitos (el 95% de las células), melanocitos y células de Langerhans

capaCornea 1. Capa córnea: Es la capa más externa de la epidermis y comprende, en promedio, unas 20 subcapas de células muertas, aplanadas, en función de la parte del cuerpo que recubre la piel. Estas células muertas se desprenden regularmente en un proceso conocido por descamación.
capaLucida 2. Capa clara: Las células están densamente comprimidas, aplanadas, ya sin núcleo y no pueden distinguirse unas de otras.
capaGranular 3. Capa granular: Comienza la queratinización, las células producen gránulos duros y a medida que éstos empujan hacia arriba, cambian a queratina y lípidos epidérmicos.
capaEspinosa 4. Capa espinosa: Los queratinocitos producen queratina (fibras de proteína) y llegan a adoptar forma de huso.
capaBasal 5. Capa basal: Aquí se producen los queratinocitos.